La Cosmetología y la Cosmiatría son profesiones que, en países de habla hispana como Argentina, México, Chile o Perú, están incorporadas en los sistemas educativos estatales, alcanzando incluso el nivel universitario en varios de ellos. Desgraciadamente, en España aún no están recogidas en los planes de estudios de la formación reglada. 

 

Sin embargo, al igual que en dichos países, en España se prescriben y se manejan diariamente cientos de miles de productos cosméticos, con la diferencia que, en nuestro país, estos trabajos los realizan profesionales de diferentes disciplinas a los que no se les exige unos criterios unificados de formación y experiencia.

En ocasiones, estas personas pertenecen a profesiones cualificadas y es posible que dispongan de formación y conocimientos suficientes para garantizar al consumidor el correcto diagnóstico del problema, así como para elegir la mejor solución cosmética para tratarlo. En otras muchas, lamentablemente, nos encontramos con personal que puede disponer de formación comercial, pero de muy poca o nula formación técnica, tanto en el seno de estas profesiones, como en otras no cualificadas (dependientes, recepcionistas, personal auxiliar...)