Diagnóstico Cosmetológico

Una elección inadecuada o una aplicación incorrecta, pueden transformar el mejor producto dermocosmético en el más ineficaz, o peor aún, en una fuente de desequilibrios para nuestra piel.

 

Por este motivo, lo más recomendable es someterse a un diagnóstico cosmetológico profesional por parte de un Cosmiatra o un Cosmetólogo, antes de decidirse por un tratamiento o producto. Además de evitar posibles desordenes cutáneos, llevar a cabo este diagnóstico y asesoramiento previo, supone un ahorro considerable para el consumidor, ya que evitará probar varios productos hasta encontrar el más adecuado, así como emplear más surtido del estrictamente necesario.

 

Por último cabe destacar que un mayor conocimiento del estado de nuestra piel y de los ingredientes activos que nos convienen, redundará en un mejor entendimiento de las objetivos que podemos llegar a lograr con el tratamiento adecuado, evitando así decepciones.