Fotoprotección

Para todos los cosmetólogos, cosmetólogas y cosmiatras que formamos parte de AECOSM, es una tarea prioritaria ayudar a difundir entre la población la importancia de protegerse adecuadamente frente a las radiaciones solares y, entre otras medidas, el uso de productos cosméticos fotoprotectores es un pilar básico para conseguir minimizar los riesgos sin dejar de disfrutar de los beneficios para el cuerpo y la mente de un bonito día de sol.  

Para elegir y utilizar correctamente un fotoprotector sigue los siguientes pasos:

1.- IDENTIFICA TU FOTOTIPO DE PIEL 

El fototipo se define como la capacidad que tiene la piel de cada persona para adaptarse al sol, es decir es la resistencia y efectos que tiene la piel de cada persona en contacto con el sol. Estos son determinados por la producción de melanina de cada persona, la cual es responsable de la pigmentación en nuestra piel.

Según la escala de Fitzpatrick se establecen 6 fototipos. En la siguiente tabla tienes las características principales de cada uno:

FOTOTIPO.png

2.- CONOCE EL INDICE DE RADIACION ULTRAVIOLETA (UVI) DE TU ZONA

El índice ultravioleta (UVI o Ultra Violet Index) es una medida de la intensidad de la radiación ultravioleta que alcanza la superficie de la Tierra. Se suele dividir la radiación ultravioleta en tres zonas dependiendo de su energía: Los rayos ultravioletas A, B y C. 

Las agencias de meteorología de cada país miden permanentemente este dato en las diferentes zonas y lo mantienen actualizado para conocimiento de la población. En España puedes consultarlo en la web de la AEMET pero además, prácticamente todas las aplicaciones o páginas que ofrecen datos meteorológicos incluyen este dato.

indice de radiacion uv.png

3.- ELIGE EL FACTOR DE PROTECCIÓN SOLAR (FPS/SPF) DEL PRODUCTO RELACIONANDO TU FOTOTIPO CON EL UVI DE TU ZONA

El método más fiable para elegir correctamente el factor de protección solar que debe contener, como mínimo, un producto fotoprotector es relacionar el fototipo de la persona con el índice de radiación ultravioleta de la zona donde se va a producir la exposición solar. En la siguiente tabla se resume de manera muy práctica:

fototipo y uvi con spf.jpg

4.- INCREMENTA EL FACTOR DE PROTECCIÓN ELGIDO CUANTO MAYOR SEA EL TIEMPO DE EXPOSICIÓN

El factor de protección solar (FPS o sus siglas en inglés SPF) se representa con un número que aparece al lado de estas siglas y hace referencia únicamente a la capacidad de protección frente a la radiación UVB que es la responsable de las quemaduras. 

Es habitual que el consumidor interprete esta cifra como la "potencia" del fotoprotector, entendiendo erróneamente que un SPF50 protege el doble que un SPF25. Y la realidad es que un producto con SPF 15 protege frente a UVB un 93%, uno con SPF 30 un 97% y uno con SPF 50 un 98%

Es necesario entender que lo que técnicamente significa el valor de SPF es un factor de protección en tiempo. Es decir, que si, por ejemplo, una persona de piel clara tarda, sin ningún tipo de protección, 15 minutos en quemarse, utilizando un SPF 15, tardaría 225 minutos en quemarse (15x15).

 

Calcular de esta manera el SPF que necesitamos es complejo y puede inducir a error, por eso desde AECOSM recomendamos seguir los pasos descritos con anterioridad, pero tener en cuenta que, cuanto mayor sea el tiempo que vamos a estar expuestos, necesitaremos un SPF más alto.

5.- ELIGE PRODUCTOS QUE GARANTICEN SU PROTECCIÓN FRENTE A RADIACIÓN ULRAVIOLETA DE TIPO A

Tal como se comentaba en el apartado anterior, el valor SPF hace referencia únicamente a la protección del producto frente a UVB (quemadura), pero muchas personas desconocen que la radiación UVA es la responsable del envejecimiento prematuro de la piel y el desarrollo del cáncer de piel. El motivo es que este tipo de rayos UV de tipo A consiguen penetrar en capas profundas de la piel y alterar el funcionamiento normal de las células. 

Por tanto, si queremos estar verdaderamente protegidos de los efectos dañinos del sol a largo plazo, debemos fijarnos muy bien en que el fotoprotector que elijamos muestre de manera explícita esta característica.

El sistema de clasificación más conocido en este sentido es el sistema PA, que diferencia los productos en base a cuatro categorías en función del tiempo durante el cual el producto es eficaz frente a la radiación UVA:

- PA+: protección durante 2-4 horas

- PA++: protección durante 4-8 horas

- PA+++: protección durante más de 8 horas

- PA++++: protección durante más de 16 horas

Como resumen final os mostramos una gráfica que relaciona todos los aspectos necesarios para escoger un fotoprotector adecuadamente. Fuente: imthemoisturizer.com

elegir fotoprotector.png

CONSEJOS DE LA AEMPS SOBRE PROTECCIÓN SOLAR

Desde AECOSM suscribimos y compartimos la guía de consejos de la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario relacionada con la protección solar. Pulsando en la imagen podrás acceder a las recomendaciones ampliadas. 

AEMPS sol.png

MITOS Y BULOS SOBRE PROTECCIÓN SOLAR

En su campaña de fotoprotección de 2021, el Consejo General de Farmacéuticos elaboró un documentos sobre Mitos y Bulos en Fotoprotección que nos parece muy acertado y, desde AECOSM, queremos compartir y difundir para conocimiento y aprendizaje de los consumidores que lleguen a nuestra web. Pulsa sobre la imagen para ver la versión pdf.

mitos y bulos.PNG